Intimando con la mujer de su hermano

Estas dos cuñadas siempre han congeniado y se han llevado muy bien. Demasiado bien incluso se podría decir. De hecho, aprovechan que su hermano y marido respectivamente ha marchado de viaje para quedar y tener un encuentro muy íntimo. Las dos comienzan hablando tranquilamente, pero pronto la cita se calienta, y se convierto en un encuentro sexual. La morena está en las nubes. Le agrada que su cuñada no se queje, como haría su marido, de la cantidad de pelo que tiene entre las piernas- lo cierto es que parece que no se ha depilado en meses. Masturbaciones y comidas de coño no pueden faltar ahí.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*