Dos chicas solitas en casa

Una mujer se encuentra dando una ducha de lo más pasional. Se calentará demasiado que empezará a meterse los dedos una y otra vez mientras la muy guarra gime de placer. Por si todavía no ha tenido suficiente, una vez que salga se abrirá totalmente de piernas para que su novia se lo pueda comer muy bien. Está intentando llegar al orgasmo lo antes posible y su compañera va a ser todo lo necesario para conseguirlo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*